viernes, 7 de octubre de 2022

Ilustración
Francesc Badia
Viernes 27 del tiempo ordinario
Texto del Evangelio
Lc 11,15-26
Algunos dijeron: «Por Beelzebul, Príncipe de los demonios, expulsa los demonios». Otros, para ponerle a prueba, le pedían una señal del cielo.
Comentario del Evangelio
Hoy debemos aprender una lección fundamental: la única respuesta válida ante Dios es nuestra fe, abrirle confiadamente nuestro corazón. Sin fe nos “liamos la cabeza”, nos volvemos torpes: vemos un milagro y decimos que está endemoniado, pero inmediatamente le exigimos otro milagro. —Finalmente, cuando Jesús afirmó pública y solemnemente que es el “Hijo de Dios” entonces, en lugar de alegrarnos, lo enviamos al Calvario y lo colgamos en la Cruz. ¿Estamos bien de la cabeza? Desde luego, «el que no está conmigo (…) desparrama».

Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Acepto