martes, 28 de mayo de 2024

Jesús sana a la hija de una mujer cananea, gracias a su fe

Jesús sana a la hija de una mujer cananea, gracias a su fe
Ilustración
Pili Piñero
Puzzle
Jugar
Trivia
de preguntas
Miércoles 18 del tiempo ordinario
Texto del Evangelio
Mt 15,21-28
Una mujer cananea (...) gritaba diciendo: «¡Ten piedad de mí, Señor, hijo de David! Mi hija está malamente endemoniada» (...). Él respondió: «No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos». «Sí, Señor -repuso ella-, pero también los perritos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos».
Comentario del Evangelio
Hoy, el Maestro nos enseña que es muy importante insistir en nuestra oración. Como aquella mujer cananea: parece que Jesús no le hace caso, pero ella insiste con humildad. Quizá, alguna vez, pienses que ante Dios eres como un “perrito”: ¡no te rindas!; ¡reza!; ¡pide! —A los discípulos les pareció que la cananea era una pesada y querían sacársela de encima. ¡A Jesús, en cambio, le robó el corazón!

Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Acepto